14 septiembre 2016

FRACASO. Lo que los “expertos” no entendieron de la economía global. Mark Weisbrot

Sonia Trol

Este ensayo de Mark Weisbrot abre una ventana de aire fresco al análisis sobre la crisis económica y política que llevamos padeciendo desde el año 2008. Plantea una reflexión acerca de las políticas neoliberales que se han estado implantando para resolver la crisis y, lo que es más interesante, utilizando datos y realizando un estudio exhaustivo, alternativas a las medidas impuestas.

La doctrina neoliberal no es nueva, se trata de una readaptación del liberalismo económico del siglo XIX. Durante todo el siglo XX, estas políticas se han implantado en distintos países y con diferentes grados de intensidad. Las medidas que se recetan frente a la crisis son siempre muy parecidas: ajuste fiscal o saneamiento presupuestario basado en el recorte de las pensiones y del gasto social; reducción de funcionarios públicos y privatización de servicios; “flexibilización” del mercado laboral incluyendo la reducción de la protección de l@s trabajador@s y el descenso de los salarios; recortes, cuando no supresión, de los subsidios que benefician a la población más necesitada; a la vez que se reducen los impuestos favoreciendo a las rentas superiores y las rentas derivadas del capital, dando mayores incentivos fiscales a los ricos. En definitiva, recortar o en algunos casos, eliminar el estado del bienestar, facilitando el negocio de las empresas privadas que se quedan con los nichos de actividad que ya no cubre el Estado. Todo esto, revestido con el consabido mantra: “no hay alternativas”, “o se aceptan estas recetas económicas o nos dirigimos al caos”, “los mercados necesitan seguridad y no están para experimentos” y un largo etcétera de frases apocalípticas repetidas hasta la saciedad en los medios de comunicación masivos, que en muchas ocasiones se encuentran controlados por intereses financieros y económicos a los que la doctrina neoliberal beneficia.

La crítica que Weisbrot realiza de estas políticas es feroz y la ilustra examinando distintos ejemplos en América Latina y Asia, donde se aplicaron estas recetas neoliberales con unos resultados similares y que sólo se pueden describir como negativos: aumento y prolongación del periodo de recesión; empeoramiento de la calidad de vida de la mayoría de la ciudadanía; incremento del beneficio de unas élites que representan al gran capital y al capital financiero; en resumen, estancamiento en la recuperación del crecimiento económico.
Esta crítica no se limita a la actuación de distintos organismos defensores de la doctrina neoliberal en estos continentes, sino que abarca también a su actuación en la Unión Europea. Desde el primer capítulo de este libro, desmonta los argumentos defendidos por la Troika para justificar las reformas que obligatoriamente han adoptado los países miembros, en especial los conocidos como PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, España y Grecia), a raíz de la crisis económica que comenzó en el año 2008. En su análisis defiende que la crisis no era ni es una crisis provocada por un exceso de gasto público y un descontrolado crecimiento de la deuda pública que precise de políticas de austeridad (a excepción de Grecia).

 El caso griego pone de manifiesto que las autoridades europeas, al comienzo de la crisis, contaban con los recursos y la capacidad para restablecer el crecimiento y el empleo, pero optaron por aplicar una serie de medidas que después de seis años no han conseguido sacarnos de la recesión.
El autor considera que las autoridades económicas europeas, no elegidas en las urnas, entienden la crisis como una oportunidad de introducir una serie de medidas que jamás se hubieran puesto en funcionamiento mediante las urnas. Por estos motivos, defiende la necesidad de poner en práctica políticas económicas expansivas, es decir justo lo contrario de lo que se está haciendo. Este planteamiento lo refuerza contrastando con la actuación de EEUU, y lo primero que destaca es la diferente intervención en la economía del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal (Banco Central en EEUU). Mientras la Reserva Federal bajaba la tasa de interés a cero y aseguraba que la mantendría durante un tiempo prolongado, el BCE subió los tipos de interés dos veces a mediados de 2011, a pesar de la debilidad de la economía europea. Además la Reserva Federal creó 2,3 billones de dólares de flexibilidad cuantitativa, evitando que su deuda soberana entrara en crisis e incluso proporcionando fondos para estimular la economía. Por el contrario, el BCE en ningún momento de la crisis ha funcionado como prestamista de último recurso para los estados miembros y su máxima prioridad ha sido controlar las deudas públicas de los países. El BCE no ha estado dispuesto a usar su poder para crear dinero y estabilizar las economías de los países miembros de la Unión Europea. Esto ha ocasionado que los gobiernos hayan tenido que buscar financiación a través de la banca privada, con unos tipos de interés muy altos que no se corresponden con el riesgo real.

Weisbrot se enfrenta en este libro a los temas tabú de la política económica actual, impulsando otro punto de vista que estimula la reflexión. Como conclusión, plantea un futuro optimista confiando en las políticas progresistas que se están implantando en los países en desarrollo y en la pérdida de poder de organismos multilaterales defensores de la ortodoxia neoliberal, como es el caso del FMI. Sin embargo, no tiene en cuenta obstáculos como los que pueden suponer los tratados transatlánticos como el TTIP, CETA o TISA, que probablemente se impongan impulsados por las élites económicas y financieras, aprobados por los gobiernos y sin la consulta de la ciudadanía.

17 agosto 2016

Personajes históricos en la literatura (I): Napoleón

Napoleón en Egipto de Paul Strathern
Napoleón en Egipto, Egipto y Napoleón. Uno de los lugares más exóticos del mundo. Uno de los más grandes líderes militares y políticos en su juventud. ¿No es una combinación irresistible? Y no es solo la temática. Este es de esos escasos y apreciados libros donde el autor ofrece exactamente lo que promete: Nada de versiones resumidas, nada de planteamientos supuestamente originales, nada de revisión desde el punto de vista de la estadística moderna o del precio de las cebollas en Damasco. Es, clara, documentada y bellamente escrita, una descripción pormenorizada de la expedición francesa a Egipto y Siria y de quienes la llevaron a cabo.

Trafalgar de Benito Pérez Galdós
Benito Pérez Galdós escribió los Episodios Nacionales en los cuales narra todos los aspectos concernientes a la vida de los españoles durante todo el S. XIX. Describe política, guerras, costumbres y reacciones populares de manera muy precisa y amena. Trafalgar es el primero de estos Episodios Nacionales cuyo relato será contado en primera persona por su principal protagonista, Grabiel de Araceli, a quien el azar llevará a ser testigo de la batalla naval a bordo del buque más grande del mundo en su epoca, El Santísima Trinidad.
Junto a los personajes ficticios, Don Alonso Gutiérrez de Cisniega y su mujer Paquita, están los verdaderos partícipes de esta batalla: los comandantes españoles Gravina, Valdés, Cisneros, Churruca, Alcalá Galiano y Álava, el comandante de la escuadra hispano-francesa, Villenueve y los comandantes ingleses Nelson y Collingwood. Para alguno de ellos fue su última batalla, grandes marinos que dirigieron sus barcos hasta el último aliento, con una valentía poco acorde a las recompensas económicas que recibían y con unos medios tanto humanos como materiales bastante deficientes, sobretodo en el caso de la escuadra hispano-francesa poco equiparable a la competitiva marina inglesa.
Trafalgar es breve y precisa, ya que el autor explica los detalles más importantes de la batalla sin extenderse lo más mínimo, además de tener sus toques humorísticos dado que paralelamente al hecho histórico relatado Grabiel de Araceli nos cuenta anécdotas de su vida cotidiana y amorosa.

Napoleón en Chamartín de Benito Pérez Galdós
Napoleón en Chamartín de Benito Pérez Galdós es el quinto título de la primera serie de los Episodios Nacionales, en esta novela se describe la entrada del General Bonaparte en Madrid acompañado de su ejército. Una vez ganada la batalla de Bailén el 19 de Julio de 1808, tanto ciudadanos como los generales del ejército español entrarán en una especie de letargo que durara cuatro meses, la proximidad de los franceses a las puertas de Madrid les obligara a coger las armas y defender otra vez la patria, otra vez volverán a ser escenario las calles de la capital.
Benito Pérez Galdós nos describe los acontecimientos acaecidos durante los cuatro meses siguientes al éxito de Bailén, resalta Galdós el desacuerdo que reina entre los generales más destacados de España, entre ellos Castaños, Palafox, Cuesta, Blake y Álava. Esta circunstancia provocará especulaciones y rivalidades entre la gente común, crispados por la nueva situación a la que han llegado después de tantos meses de pasividad por parte de sus dirigentes. La llegada a Madrid en las próximas fechas de Napoleón Bonaparte, la elevación al trono de su hermano José Bonaparte, más conocido por el Rey de Copas y la modificación de leyes y disposiciones del reglamento español concerniendo muchas de ellas al clero serán los hechos más relevantes de ese mes de noviembre de 1808 en la capital de España.
Napoleón en Chamartín de Benito Pérez Galdós cuenta de nuevo con su cronista y principal personaje de la historia, Gabriel de Araceli. En este capítulo Gabriel se encontrara con nuevos obstáculos en su relación con Inés, fiel personaje de estos episodios nacionales, que le impedirán acercarse a su joven amada. Recordemos también a nuestro cómico y calavera Don Diego Hipólito Félix de Cantalicio Afán de Ribera Alfoz, Conde de Rumblar y de Peña Horadada, que una vez establecido en Madrid conocerá todos sus rincones y tabernas llegando al punto de perder su fortuna y arruinar todos los planes de su familia. Se iniciará en la masonería aunque en aquella época ser masón y no ser nada era una misma cosa; no fue hasta 1809 que los franceses establecieron formalmente la masonería en España.

Un asunto peligroso de Honoré de Balzac
Se basa en hechos reales, una conspiración contra Napoleón, por entonces Primer Cónsul en vísperas de asumir la corona imperial, y un secuestro producto de esa conspiración.
Un asunto tenebroso se comenzó a publicar por entregas entre el 14 de enero y el 20 de febrero de 1841. Para escribir esta novela, el autor se basó en un hecho real. Un asunto, realmente, tenebroso. Todo sucedió alrededor de 1800. Estamos en el año IX de la República napoleónica. Un abogado jacobino, comprometido no demasiado decididamente en la causa robespierrana durante el año del Terror, es secuestrado. Al poco tiempo, misteriosamente el abogado es liberado y tres de sus secuestradores son detenidos. Es el momento en que entra en escena Joseph Fouché, ministro entonces la policía (una especie de Ministerio del Interior) por nombramiento de Napoleón Bonaparte. Es evidente que Fouché, uno de los personajes más tenebrosos de la época, llenaría el sólo una novela, como lo hizo en varias biografía, entre ellas una relevante de Stefan Zweig. Tampoco vamos aquí hablar de Fouché, pero no viene mal recordar que este oscuro personaje era capaz de tejer complots y luego él mismo destaparlos con el siniestro propósito de desprestigiar a algún contrincante político o para sobrevivir él mismo. Por los mismos días del secuestro, Napoleón es objeto de un atentado. Fouché moviliza a sus policías y detienen a tres individuos (los mismos tres que habían participado en el secuestro del abogado) y, acusándolos del atentado, los hace fusilar. Este es, sucintamente, el verdadero asunto tenebroso.

La batalla de Patrick Rambaud
Viena, 1.808, las tropas de Napoleón reciben la orden de cruzar el Danubio para tomar los pueblos Aspern y Elssing, situados al norte del río, y enfrentarse al ejército austriaco situado un poco más al norte en Bisamberg. Para ello los ingenieros franceses deberán tender dos puentes para cruzar por medio de la isla Lobau y saltar a la orilla norte del Danubio para enfrentarse al Archiduque Carlos. Durante dos días y medio el ejército francés, situado a lo largo de la línea formada por los pueblos de Aspern y Elssing, intentó derrotar y romper el frente de tropas y cañones austriacos situado más al norte de los pueblos. Finalmente el empuje austriaco unido a la destrucción de los puentes por los austriacos por medio del lanzamiento de barcazas en llamas, impidiendo la llegada de los refuerzos esperados por Napoleón, hicieron que este ordenara su retirada a la Isla Lobau y de ahí al sur del Danubio. Aunque las órdenes se llevaron a cabo de manera ordenada y bien comandada, las bajas fueron enormes y esta batalla significó la primera derrota importante bajo el mando directo del Emperador Napoleón en Europa.
Patrick Rambaud nos cuenta detalladamente, en apenas 240 páginas, la preparación de la posición francesa, la batalla y la retirada. Consigue representarnos de manera casi pictórica la moral, los sentimientos, las esperanzas, el orgullo, y los pensamientos de los distintos protagonistas que reúne el libro a lo largo de la contienda. Nos presenta un cuadro de personajes muy amplio, que va desde el que luego será Stendhal, pasando por un coracero y un soldado de línea, hasta llegar a las figuras de los generales, mariscales y el mismísimo Napoleón.

Napoleón. La novela de Max Gallo
Esta monumental novela nos narra la fabulosa vida de Napoleón Bonaparte, el héroe surgido de la Revolución francesa, vencedor de las campañas de Egipto e Italia, y que se definía a sí mismo como un soldado nacido del pueblo. Y cuando años más tarde se convirtió en emperador de los franceses, exclamó dirigiéndose a su hermano: "¡José, si pudiera vernos nuestro padre!" Napoleón, el hombre más poderoso, temido y respetado de su época, fue también ardiente esposo y amante de las mujeres que desfilaron por su vida. Aunque la campaña de Rusia supuso el declive de su espectacular carrera y su confinamiento en la isla de Elba, el descontento popular por la restauración de la monarquía propició, sin embargo, el regreso triunfal de Napoleón el Grande. Comienzan así sus últimos cien días de gloria, que acabarían con la derrota en Waterloo frente a los ingleses. Prisionero de éstos y encadenado a la roca de Santa Elena, ese compañero de Prometeo que dijo una vez "mi destino es más fuerte que yo", seguirá luchando contra el tiempo y el olvido hasta conseguir su victoria más hermosa: la inmortalidad.

Los cien días de Joseph Roth
Los cien días es una obra de madurez de Joseph Roth inédita en España. Si Roth es el gran novelista del ocaso del Imperio austrohúngaro, en Los cien días recrea el final de otro imperio.
Comienza con el regreso de Napoleón de su exilio en la isla de Elba, llega a Francia rodeado del fervor popular, levanta un ejército y finaliza en Waterloo.
Durante esos cien días el emperador es asaltado por el desánimo y la duda. Sabe que los vítores de la multitud van dirigidos a la imagen de un Napoleón que ya no existe. Y es a esa imagen a la que Angelina une su suerte ciegamente. Durante la novela se entrecruzan los destinos de ambos, del general victorioso que ha cambiado la Historia y del personaje anónimo que es arrastrado por ella.
«Me interesa ese pobre Napoleón –escribió Roth–. Se trata detransformarlo: un dios que se convierte en hombre, mostrarlo en el único período de su vida en que es “hombre” y desgraciado. Quería convertir a un grande en un humilde. Es la primera vez en la historia moderna en que aparece con toda claridad».

Venus Bonaparte de Terenci Moix
El genial escritor catalán Terenci Moix, nos cuenta en esta novela la vida de una de las hermanas menos conocida de Napoleón Bonaparte: Paulina. Esta hermana de Napoleón tuvo una vida azarosa en la cual no faltaron las aventuras, inclusive muchas de ellas amorosas. Durante el libro podremos ser testigos de las peripecias de esta mujer que se recorrió media Europa de matrimonio en matrimonio. También conoció Haití, debido que uno de sus maridos, el General Leclerc, fue destinado allí por su hermano Napoleón durante el levantamiento de los esclavos contra el poder francés.
Con un uso del lenguaje magistral, Terenci  Moix logra representar toda una época y nos permite, mientras discurre la vida de Paulina Bonaparte, observar un fresco de los albores del siglo XIX mientras también podremos disfrutar de los otros personajes que habitan la novela.

28 julio 2016

Gracias, Finlandia, de Xavier Melgarejo.

Leire Frisuelos

La educación es uno de los pilares básicos en los que se sustenta una sociedad. Una sociedad formada es sinónimo de una ciudadanía libre, con futuro y poder de decisión, capaz de enfrentarse a problemas, dotada de recursos para solucionarlos e, incluso, me atrevería a añadir, feliz. Por ello, la educación debería ser uno de los asuntos que más nos preocuparan a los ciudadanos en nuestro país, quienes debiéramos participar activamente de ella y luchar por un sistema de calidad.

El sistema educativo español es objeto permanente de debate y crítica, como demuestra el cambio constante en la legislación que lo rige desde el fin del franquismo. Las pruebas de evaluación internacionales a las que se somete nuestro sistema, entre las cuales los informes PISA es la más conocida, arrojan resultados muy poco favorecedores para nuestro país al situarnos muy por debajo de la media europea en rendimiento escolar en las distintas competencias (en España el índice de fracaso escolar se sitúa en torno al 20% en la actualidad).

Plataforma Editorial
En el entorno europeo, el país que mejores resultados obtiene desde 1980 es Finlandia. Y esto no solo es debido a su renta per cápita, su baja densidad de población o su envidiable estado del bienestar, ya que si lo comparamos con la situación de otros países escandinavos como Noruega, Suecia o Dinamarca, con economías y sociedades muy similares, observamos que los resultados de estos últimos distan bastante de los de Finlandia. ¿A qué se debe entonces el éxito del modelo finlandés? A esta pregunta responde el libro del profesor, psicopedagogo y orientador escolar Xavier Melgarejo, quien ha dedicado años a trabajar en su tesis doctoral sobre el sistema educativo de este país.

Para Melgarejo, el sistema educativo está constituido por tres subsistemas interdependientes que, idealmente, deberían retroalimentarse y funcionar de manera conjunta para lograr el mismo objetivo. Estos subsistemas son: el subsistema escolar, el subsistema familiar y el subsistema sociocultural. El primero estaría formado por el personal docente y los recursos materiales; el segundo por los componentes del núcleo familiar y los recursos económicos con los que cuenta; y el tercero, por las estructuras culturales y sociales de cada región: museos, bibliotecas, centros lúdicos, deportivos, etc. Cada uno de los subsistemas son imprescindibles para el funcionamiento del conjunto, que se ve resentido cuando alguno de ellos falla, como sucede en el caso español con el subsistema familiar. Por lo tanto, cuanto más unidos trabajen estos subsistemas, mejor funcionará el sistema educativo global.

Las claves del éxito finlandés

Dos son las claves fundamentales que posibilitan los resultados del país nórdico. La primera de ellas es el fuerte arraigo que tiene la importancia de la educación en su sociedad y en su cultura, considerada una responsabilidad primero familiar y luego escolar, y en torno a la cual existe un amplio consenso a nivel político y social. Este espíritu no es algo que pueda inculcarse de un día para otro, pero sin duda las administraciones podrían ser conscientes de la necesidad del cambio y dar pasos en esta dirección.
La segunda clave y, quizá la más importante, es el proceso selectivo y la formación que reciben los futuros docentes. En primer lugar, la selección se realiza antes de empezar los estudios de magisterio y no después, como sucede en España. Para entrar en este proceso selectivo hay que tener una nota media de nueve. La selección de currículums es realizada por la Universidad del país con mayor competencia en educación que, además de un excelente expediente académico, busca en ellos experiencia en voluntariado u otras actividades que demuestren empatía o conciencia social. Después, los elegidos deben someterse a un examen de ingreso que consta de diferentes pruebas: una entrevista, la explicación en el aula de un tema concreto, el comentario de un libro, una prueba de carácter artístico o musical, una prueba de matemáticas y otra de competencia en el uso de la tecnología de la información.

 Los alumnos seleccionados recibirán una formación teórica con especial incidencia en la didáctica,  más de seiscientas horas de prácticas en centros escolares y una tesina final.

Al observar este riguroso proceso vemos cómo la profesión de maestro goza de un gran prestigio social, ya que solo pueden optar a ella los mejores estudiantes, la élite, a quien se le encarga la gran responsabilidad de educar a las generaciones futuras.


Propuestas para España

Una vez analizado el sistema finlandés, Melgarejo es consciente de que este no puede ser traspuesto tal cual a España, ya que son muchas las diferencias entre ambos países. Sin embargo, hay muchas medidas que sí se podrían poner en marcha actualmente en nuestro país y que significarían un gran avance en la conquista de un sistema educativo de calidad. Así las sintetiza el autor:

  • Luchar contra la pobreza infantil. Conseguir una sociedad más igualitaria es imprescindible para asegurar la calidad de la educación
  • Reconocer y amparar una gran libertad para organizarse y definir lo que es una familia.
  • Fomentar la responsabilidad familiar en la educación de los hijos, hasta conseguir que la sociedad en su conjunto asuma que las familias son más responsables de la educación que las propias escuelas. Esta es la gran tarea pendiente en España.
  • Fomentar intensamente el hábito de la lectura en el ámbito familiar, ya que se ha demostrado la relación entre la cantidad de libros en casa y la mejora de los resultados en los informes PISA.
  • Crear los mecanismos estatales que garanticen la compatibilidad laboral y la vida familiar, de forma muy especial para las mujeres.
  • Incentivar la formación permanente de la población adulta, por gran su valor ejemplar ante los niños y para evitar la dura realidad del bajo nivel de estudios de más de la mitad de la población española.

Melgarejo Draper, Xavier. Gracias, Finlandia. Barcelona: Plataforma Editorial, 2013.