22 enero 2018

Charlotte

Elodia Hernández


Charlotte Salomon fue una pintora alemana asesinada en Auschwitz. Su infancia estuvo marcada por la enfermedad y el suicidio de su madre (aunque a ella siempre le dijeron que había muerto por la gripe). Desde su nacimiento, la muerte estuvo presente en su vida: Charlotte aprendió a leer su nombre en la tumba de su tía, que se llamaba como ella.

En su juventud, sufre el ascenso del nazismo. Su familia es declarada cien por cien judía y desde el principio, a su padre (médico y profesor en la universidad) y a su madrastra (cantante de ópera) les prohíben trabajar. A pesar de ser judía, es admitida en la Academia de Bellas Artes de Berlín. Entremedias vive una historia de amor con Alfred, el profesor de canto de su madrastra. Sin embargo, en 1938 se le niega un premio que otorga la Academia y se lo dan a otra estudiante, por miedo a llamar la atención de las autoridades si se lo dan a una judía.

Cuando la situación se hace insostenible, deciden que Charlotte  vaya al sur de Francia, donde viven sus abuelos desde 1933, y sus padres huyen a Holanda. Durante un tiempo, vivir en esa zona será seguro, ya que forma parte de la Francia no ocupada. Allí, después de descubrir un secreto familiar que la marca, se dedica a pintar. Antes de ser detenida, le entrega a su médico una maleta llena de pinturas y le dice: «Es toda mi vida». Más tarde, será deportada a Auschwitz donde murió en 1943.

Foenkinos encuentra a Charlotte


En Charlotte (Alfaguara, 2015),  Foenkinos no se limita a escribir una biografía típica, en la que únicamente se cuenta la vida de la biografiada. A lo largo de toda la narración, el autor nos va dando pistas de la admiración que siente por esta artista y de cómo realizó la investigación para poder escribir su historia.

Charlotte está escrita de una forma muy peculiar: a través de frases muy cortas y cada una en un reglón, a modo de versos y estrofas. Para Foenkinos no se trataría de versos, sino más bien de respiraciones. De esta manera,  cuenta la historia de forma muy fluida y hace que queramos seguir leyendo para conocer a Charlotte y… seguir respirando. 

Además de rescatar la interesante vida de la artista, el autor introduce momentos en los que cuenta cómo descubrió ―por casualidad― a Charlotte Salomon en una exposición; la complicidad con ella desde el momento que ve sus dibujos; y cómo fue indagando hasta conocer su vida. Visitó todos los lugares que tenían relación con ella, excepto Auschwitz. En todo momento deja ver su admiración y la emoción que le hace sentir su obra.

Indudablemente, la vida y obra de Chalotte Salomon bien merecen ser conocidas, pero Foenkinos nos la cuenta de una forma muy personal y emotiva, aumentando su interés; es fácil percibir la fascinación que siente por ella. De hecho, desde el momento en que la descubrió, pensó en contar su historia, aunque aún tardaría algunos años en ser capaz de escribirla

22 noviembre 2017

El mercado y la globalización: En el centenario del nacimiento de José Luis Sampedro

José U. Bernardos Sanz

La obra económica del profesor Sampedro se centró en las grandes áreas que componen la estructura económica, especialidad de la que fue catedrático de la universidad Complutense de Madrid hasta su jubilación.  Sus publicaciones abarcan un extenso y variado conjunto de temas, pero uno de los que trató con especial interés tanto académico como personal fue el relacionado con el subdesarrollo y posteriormente los efectos de la globalización.  Escribió sobre estos temas con ánimo de que, sin dejar de mantener el rigor académico, sus escritos pudieran comprenderse por el mayor número de lectores posible.

En este plano divulgativo publicó en el año 2002 un libro, editado por Destino, que se titula Elmercado y la globalización, con ilustraciones de Santiago Sequeiros.

Sampedro explica en este libro la diferencia entre lo que la ciencia económica clásica ha considerado el mercado perfecto, y lo que en la realidad consiste el mercado.  Sampedro plantea que el principio smithiano de un mercado desregulado, donde actúa la famosa “mano invisible” para la mejor producción y distribución de bienes y servicios, no existe en la realidad, debido a la posición de fuerza que determinados agentes económicos imponen, lo que en definitiva saca del mismo a muchas personas que tienen escasos medios para poder elegir. El dinero es, en definitiva, quien marca el poder de decisión y la brecha entre unos y otros, que se agranda por la creciente desigualdad que se produce como consecuencia de los procesos de acumulación capitalista en pocas manos. Además el criterio de beneficio como elemento principal del funcionamiento del mismo hace que se produzcan efectos negativos sobre la distribución de la riqueza o la conservación del medio ambiente. Frente a esta situación, Sampedro no propugna un sistema alternativo al mercado, que lo considera esencial, sino su regulación, de modo que sean otros principios y criterios, no el dinero, el que permita el logro de los fines sociales que debe regir el crecimiento económico, de modo que pueda dar oportunidades a los más desfavorecidos para acceder a bienes y servicios, como la salud o la educación que permitan mejorar sus condiciones.

Además, como fruto del desarrollo tecnológico, el mercado se ha hecho global. Lo que entendemos por globalización es el proceso por el que los bienes y los capitales circulan de forma tremendamente rápida por todo el mundo gracias a unas redes de comunicación que ofrecen información simultánea en cualquier punto del mundo.  Los efectos según Sampedro se han hecho notables en particular a la hora de agrandar la brecha entre los que controlan el capital y buena parte del resto de la población, expuesta a sus movimientos y las estrategias para obtener los mayores beneficios.

Sampedro plantea alternativas para controlar este nuevo mercado global, ya que las posiciones clásicas de las políticas de los Estados se han quedado por detrás de estos potentes grupos económicos, que no conocen fronteras, planteando la coordinación y la integración a través de organismos supranacionales, pero que no estén guiados por los intereses de los Estados Unidos, que actúa como un imperio sin principios de cooperación ni de cumplimiento de acuerdos internacionales como el Tratado de Kioto o la formación de un Tribunal Penal Internacional.


En definitiva, el profesor Sampedro plantea la necesidad de un mercado global “con rostro humano”, donde los principios de cooperación y control sobre los grupos económicos permitan  a la población beneficiarse de los avances tecnológicos y al mismo tiempo se planteen medidas globales para solucionar problemas como los derivados de la degradación del medio ambiente.  De ahí que el mundo distinto que nos espera con estos cambios pueda reducir la brecha de desigualdad y mejorar el bienestar de la población. 

José Luis Sampedro en la Biblioteca de la UNED

27 octubre 2017

Sobre la Revolución de Octubre




Isabel Calzas
Diego Rivera - Revolución rusa (Lenin & Trotsky)
Lenin y Trotsky. Diego Rivera

En estos días en los que se conmemora el centenario de la Revolución rusa de 1917, traemos aquí una selección de libros sin más pretexto que el haber ido encadenando su lectura en los últimos meses.

Señalar la importancia del acontecimiento es ya un lugar común, pero lo cierto es que no podemos obviar su centralidad en todo lo ocurrido a lo largo del pasado siglo, tanto por su influencia decisiva en las relaciones internas y externas entre los países, como por haber marcado, en muchos y decisivos casos, los cambios políticos y las posiciones de los partidos. El historiador marxista británico Eric Hobsbawm desarrolló el concepto del “corto siglo XX” que comprendería desde 1914 hasta 1991, enmarcado entre el inicio de la Primera Guerra Mundial, que supuso la desintegración de los imperios ruso, austro-húngaro, alemán y otomano, y el derrumbamiento del bloque soviético, un siglo indudablemente recorrido por las consecuencias de la Revolución rusa.

Son bastantes las novedades que se han editado o reeditado este año en torno a este centenario, como es el caso de la traducción de La Revolución rusa de Richard Pipes (Debate, 2016), publicada originalmente en 1990. 

Su autor está considerado como uno de los mayores especialistas en historia rusa y fue asesor del presidente Reagan durante los años 80 para asuntos soviéticos. Es bien conocida su visión crítica de la Revolución, pero su lectura, pese a lo voluminoso de su obra, es absorbente. Describe y examina, desde los inicios, los acontecimientos acaecidos en las décadas finales del siglo XIX, pasando por la revolución de 1905 hasta llegar a la Guerra civil. Es muy interesante el análisis que hace de los diferentes grupos sociales, como el campesinado y los intelectuales, y su posicionamiento en torno a los acontecimientos. Su idea principal es que la verdadera revolución se produjo en del mes febrero, que desembocó en el derrocamiento de la monarquía y el establecimiento de un gobierno provisional, pues lo que tuvo lugar en octubre fue un golpe de estado de los bolcheviques. Su análisis de la figura de Lenin es muy crítico, incluso demoledor en cuanto a algunas cuestiones, como su ambición de poder y su odio irracional a la burguesía.

Otra obra de análisis es la de Rex A. Wade, 1917: La Revolución rusa (La Esfera de los Libros, 2017). Su narración es más sintética pero ofrece una clara descripción de los hechos, aportando también la visión de lo que ocurría paralelamente fuera de las grandes capitales como San Petersburgo y Moscú, y dando cuenta de los desplazamientos que surgieron en los partidos, lo que denomina como “realineamiento” de todo el espectro político.

Atrapados en la Revolución rusa de Helen Rappaport (Palabra, 2017) es una interesante crónica de cómo vivieron en primera persona estos acontecimientos los extranjeros allí residentes, pues por causa de su profesión trabajaban en oficinas, bancos, embajadas, periódicos o eran meros visitantes. Buena parte de ellos dejaron testimonio de su experiencia a través de cartas y de diarios que dan cuenta de los hechos en aquellos primeros momentos en las calles de San Petersburgo. Esta narración coral nos presenta la visión múltiple de unos testigos presenciales capaces de describir las colas de las mujeres para abastecerse de pan, los enfrentamientos y las movilizaciones en las calles, las cargas contra los manifestantes o la pasividad del Zar, pero que también, y al mismo tiempo, transmiten las ilusiones y las esperanzas que se vivieron en aquellos momentos decisivos.

Por último una visión de parte, la que nos ofrece Victor Serge en Memorias de un revolucionario (Veintisiete Letras, 2011).  Hijo de emigrantes rusos y nacido en Bélgica, dedicó su vida a la revolución, a la que no se pudo unir hasta 1919, año en el que se le permitió viajar a Rusia. Trabajó con Gorki y con Zinoviev, participando activamente en los primeros años de cambio político que se produjo en el país. Admirador de Lenin, pero muy crítico con la represión que se inició desde los primeros años (Kronstadt, organización de la Cheka, etc.), toda su obra, incluida la de ficción, da testimonio de su integridad intelectual y de su espíritu crítico con los resultados de la Revolución.

La Revolución Rusa en la Biblioteca de la UNED