22 julio 2009

Modernidad y holocausto, Zygmunt Bauman

Beatriz Tejada

Zygmunt Bauman es uno de los pensadores europeos más relevantes de la actualidad. Nacido en Polonia en 1925 en el seno de una familia judía, enseñó Filosofía y Sociología en la Universidad de Varsovia. En 1968 tuvo que abandonar su país a causa de la política antisemita desarrollada por el gobierno comunista después de las protestas estudiantiles de marzo. Desde 1971 reside en Inglaterra, donde ejerce como profesor emérito de la Universidad de Leeds.

El Holocausto perpetrado por el régimen nazi se ha convertido en el símbolo universal de la maldad. Los miembros del partido nazi han sido caricaturizados como moralmente depravados, mientras el pueblo judío ha interpretado la shoah como el desenlace inevitable de un antisemitismo ancestral. Sin embargo, la obra de Bauman comienza por disentir de la existencia de un antisemitismo superior en Alemania al del resto de Europa antes del ascenso de Hitler al poder. Así mismo defiende que el comportamiento de la gran mayoría de los miembros de dicho partido no era anormalmente sádico sino que simplemente obedecían órdenes, tal y como Eichmann declaró incesantemente durante su juicio en Jerusalén en 1961. Partiendo de estos principios, la tesis que el autor defiende en Modernidad y holocausto es que la singularidad del exterminio nazi se debe a que no se trata de una barbarie acometida de modo espontáneo o desorganizado sino todo lo contrario: es una consecuencia lógica (aunque no inevitable) de la Modernidad. El Holocausto se gestó y se puso en práctica en nuestra sociedad moderna basada en la razón instrumental. La organización burocrática abre una distancia entre las acciones y sus efectos que provoca la desmoralización de los actos. Esta distancia es la que permite que resultara razonable el exterminio en términos de ingeniería social al no ver las injusticias que provocan nuestras acciones. Y éste es el problema específico que Bauman, desde la sociología, intenta comprender para que no repitamos en el futuro.

Zygmunt Bauman en la biblioteca