06 junio 2010

El diccionario del diablo, Ambrose Bierce

Leire Frisuelos

Ambrose Bierce (Ohio 1842, México 1914?) es un singular escritor y periodista cuya desaparición en el México de Pancho Villa, aún hoy sigue despertando conjeturas de todo tipo (véase Gringo viejo de Carlos Fuentes). El viaje de este autor estadounidense al corazón del conflicto revolucionario, a la edad de setenta años, dice bastante del carácter y la forma de ver el mundo de este genial escritor.

Bierce se alista en las filas unionistas para combatir en la Guerra Civil Estadounidense con apenas dieciocho años. A su regreso se traslada a San Francisco, donde escribirá para diversos periódicos durante gran parte de su vida. Escritor prolífico, cultivó entre otros el relato, el género de terror, la crítica literaria y el editorial periodístico, siempre bajo la constante del humor negro, la irreverencia y la crítica mordaz hacia la política, las instituciones y las costumbres establecidas. Algunos de sus libros más conocidos son Cuentos de soldados y civiles, Fábulas fantásticas y El clan de los parricidas.

En la década de los ochenta comenzó a publicar en prensa semanalmente las ingeniosas definiciones que más tarde se reunirían bajo el título de El diccionario del diablo. En esta obra Bierce elabora una serie de definiciones personales en clave humorística, descarada y satírica elevando la lexicografía a la categoría de arte. A modo de diablo perverso, juega con un elemento objetivo por excelencia como es el diccionario, dislocando los significados o quizá mostrándonos su sentido más real:

alivio, s.: Despertarse temprano una fría mañana y descubrir que es domingo.
fugarse, v., prnl.: Verse llamado inesperadamente junto al lecho de un pariente moribundo y perder el tren de vuelta.
antipatía, s.: Sentimiento que inspira el amigo de un amigo.

Además del juego ingenioso y brillante, estos términos encierran una visión profunda del mundo y de la vida, oscura y misántropa a la par que rebelde y combativa. En este sentido llama la atención la actualidad de su pensamiento en lo relacionado con la política y el orden social y económico imperantes. Bierce se esmera en no dejar títere con cabeza y lanza sus dardos (casi siempre envenenados) hacia todos los rincones posibles, haciendo gala de su libertad creadora:

depósito, s.: Contribución caritativa para ayudar a un banco.
referéndum, s.: Ley que somete una propuesta legislativa al voto popular para dejar en evidencia la sinrazón de la opinión pública.
cualificación, s.: Ser primo del sastre del presidente.

Bierce es otro de esos autores especialmente gratos para El marcapáginas que consideran el humor y la sátira géneros literarios no menores, y cuyas obras elevan estos géneros a la categoría que les corresponde. La lectura de El diccionario del diablo así lo demuestra.

Ambrose Bierce. Diccionario del diablo. Ed. de Ernest Jerome Hopkins; trad. y notas de Vicente Campos. Barcelona: Círculo de Lectores: Galaxia Gutenberg, 2005.