13 febrero 2013

Polvo seré, más polvo enamorado: libros, heroínas decimonónicas y amores imposibles

Jefe de estación Fallmerayer, Joseph Roth
Este apasionante relato de Joseph Roth cuenta la complicada historia de amor entre el jefe de estación Fallmerayer y la Condesa Walewska. Todo comienza con un choque de trenes cerca de la estación en el que ella resulta herida. Para recuperarse de la conmoción debe permanecer unos días en cama en casa de Falmmerayer, donde comenzará a forjarse su desgarrada historia de amor.
"A pesar de que el jefe de estación Fallmerayer no tenía un carácter propenso a fantasear, le pareció que aquel era un día marcado por el destino de una manera muy especial y, mientras miraba hacia fuera por la ventana, empezó a temblar de verdad. Dentro de treinta y seis minutos pasaría el tren rápido que iba a Merano. Dentro de treinta y seis minutos-así le pareció a Fallmerayer-la noche sería completa"

La edad de la inocencia, Edith Wharton
Nos trasladamos al epicentro de la burguesía neoyorkina en la década de 1870. Newland Archer es un joven apuesto de familia distinguida que acaba de prometerse con la dulce y correcta May Welland. Pero entonces aparece la condesa Olenska, una mujer de espíritu libre que ha cometido la osadía de divorciarse de su marido y que rompe con las rígidas convenciones establecidas. Ellen Olenska ejercerá desde el primer instante un irremediable atractivo en Newland. Una relación tormentosa narrada magistralmente por Edith Wharton, con la prosa irónica, ácida  y exquisita que solo ella sabe desplegar.
“Lamentaba no haberle hablado a May Welland de la solicitud de la condesa Olenska, y se sentía también un poco perturbado al pensar que su novia pudiera visitar a su prima en ese momento. ¿Qué pensaría si lo encontraba sentado allí, con la intimidad que implicaba el hecho de esperar solo en la penumbra junto a la chimenea en casa de una dama?”

Últimas tardes con Teresa
Publicada en 1966, esta novela del gran Juan Marsé narra la historia de Teresa, una estudiante universitaria perteneciente a la burguesía catalana, y el Pijoaparte, un charnego que se gana la vida como ladrón de motos. Los pretendidos ideales de la juventud, la impostura y la nostalgia de suburbio marcarán la relación de estos dos personajes, convertidos hoy en mitos de la narrativa hispánica del siglo XX.
“Caminan lentamente sobre un lecho de confeti y serpentinas, una noche estrellada de septiembre, a lo largo de la desierta calle adornada con un lecho de guirnaldas, papeles de colores y farolillos rotos: última noche de Fiesta Mayor…”


Carta de una desconocida de Stefan Zweig
Seguimos con esta novela corta de uno de los grandes maestros de la literatura del siglo XX: el escritor austriaco Stefan Zweig.
Sólo después de muchos años, la protagonista de esta obra se verá capaz de declararle a su amado el amor que desde siempre le ha profesado y ha mantenido en secreto. Para ello, le escribe una carta. Carta de una desconocida es eso: una carta donde una mujer le explica a su amado el secreto toda su vida. Humanidad, ternura y dramatismo en un relato que mantiene la tensión desde la primera página.
"Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que fue siempre la tuya desde la primera hasta la última hora."

Madame Bovary, Flaubert
Esta gran novela, obra cumbre de la literatura del siglo XIX, no necesita presentación alguna. En ella asistimos a la oscura tragedia de Emma Bovary, mujer infelizmente casada, cuyos sueños chocan cruelmente con la realidad. El aburrimiento vital y el desencanto causado por la falta de atención de su marido, le lleva a coquetear con Rodolphe Boulanger. Emma se escapa por las noches para ver a Rodolphe, y llega a ser tan grande el amor que siente por él, que llegan al punto de fugarse juntos.El hastío, la insatisfacción y la rebeldía se aúnan en esta heroína de ficción que no resigna al destino.
"Pero la vida de ella era fría como una buhardilla, con tragaluz al norte y donde el hastío, araña silenciosa, tejía su tela en la penumbra por todos los rincones de su corazón."
Y si os habéis quedado con ganas de más, pasaros por el Mediablog y echad un vistazo al cine que hemos seleccionado especialmente para este día.